Badenes pseudoplásticos


Los materiales llamados pseudoplásticos tienen la propiedad de disminuir su viscosidad al aplicarles fuerza. Un ejemplo práctico sería el ketchup: mientras está en reposo en el bote, es bastante espeso y difícil de servir, por lo que agitamos el bote, se vuelve menos espeso y fluye bien para servirse. Otro ejemplo es la nata montada, agitamos el bote para que salga con forma espumosa y fluida. Otros materiales con esta propiedad son la lava, el esmalte de uñas, la sangre, la pintura de latex, la melaza y al parecer también es común en soluciones de polímeros y polímeros fundidos.
Los Badenes de materiales no-newtonianos, como hemos explicado antes, son badenes inteligentes hechos a partir de materiales no-newtonianos que ceden ante vehículos que vayan a una velocidad determinada, que será la permitida en esa zona o inferior y que oponen resistencia a vehículos que superen esa velocidad, obligándolos a frenar.
Nuestra idea consiste en crear el efecto contrario, una zona plana en la carretera que se hunda si un vehículo pasa a más de una determinada velocidad, formando una especie de badén que, en vez de sobresalir de la carretera, se hunde. Como los camiones y otros vehículos grandes tienen un peso mayor que el de los coches, el badén debería tener unas condiciones diferentes en sus extremos para soportar el peso de estos vehículos, que tendrán una mayor distancia entre los ejes de sus ruedas. De este modo un coche es incapaz de esquivar el badén, puesto que si coloca una rueda en el espacio diseñado para camiones, una de sus ruedas se hundiría igualmente.

En esta imagen se muestra como se crearía el badén y las zonas adaptadas para cada tipo de vehículo:

baden.png
baden.png

baden.png